lunes, 15 de diciembre de 2008

No compre. Plante.







El cannabis es la sustancia ilegal que más se consume en todo el mundo. Hay quien lo hace porque le ayuda a sobrellevar mejor una enfermedad. ¿Es esto argumento suficiente para afirmar que la marihuana es un fármaco más? ¿O hay que mantener sobre todo la prevención de que se trata de una droga ilegal y que, por tanto, su uso debe ser proscrito? En este caso, como ocurre en la actualidad, los enfermos no tienen más salida que recurrir al camello de turno.


El cannabis hay que analizarlo dentro del contexto sociológico en el que se mueve. Unos 162 millones de personas lo consumen en todo el mundo. Es la droga ilegal con más adeptos.


El Código Penal prohíbe la venta de cannabis, así como su posesión y consumo en lugares públicos. La venta de semillas está permitida desde hace años. La ley no distingue, sin embargo, entre uso terapéutico o lúdico. Aunque sí los tribunales: en 2006, un juez de Alicante absolvió a un psicoterapeuta que cultivó 258 plantas de marihuana, que pesaban 3,5 kilos, al considerar probado que el acusado “vio que le iban bien para las migrañas, por lo que hizo una investigación para estudiar las variedades”.


Aunque hay constancia de que se empleaba para tratar el reúma y la gripe allá por el 2700 antes de Cristo, no es hasta el siglo XIX cuando el cannabis se convierte en uno de los preparados a los que la medicina recurre como anticonvulsivo, analgésico o antiemético. La aparición de fármacos sintéticos y la presión social y política por su carácter recreativo, consiguieron aislarlo desde principios del pasado siglo. Nada que no haya ocurrido antes. Cualquier sustancia que ahora es ilegal -heroína o éxtasis- se pensó en un primer momento como medicamento. El caso de los opiáceos, como la morfina, es el más parecido, a lo que está viviendo el mundo médico hoy día y se asegura que, más tarde o más temprano, todos, a distintas velocidades, acabarán aceptando el uso medicinal de los cannabinoides.


Recurrir al mercado ilegal es la única solución que les queda a muchos enfermos, con los inconvenientes que ello conlleva: precio desmesurado, no saber realmente qué sustancia les están dando…


Por eso, y para combatir al narcotráfico, no compre. Plante.


7 comentarios:

Andreievna dijo...

Lamentablemente plantar en un contexto de ilegalidad y paranoia (que dicho sea de paso, a veces se incrementa con el consumo de las propias "nenas"), no es lo ideal. (Sobre todo cuando el cultivo es inplacard, o inbaño)
Pero es un paso. Ni que hablar que cuando se compra se consumen químicos (como con cualquier vegetal industrializado, legal o no) de efectos nocivos para la salud del consumidor responsable.
Uy. tengo ganas de escribir mucho pero esto es un comment.

bicicleta_zine dijo...

grax por la visita..es muy entretenido este blog, me colgue un rato jugando al ahorcado y perdi una vez, tb me gusto mucho ese recorrido en bici..
bue saludos gaston
besos
vane

cronopio antihéroe dijo...

Estoy completamente de acuerdo.
El autocultivo es la única forma que existe de evitar dealers. Como Andreievna dice, lamentablemente también es ilegal.
Por eso la solución es la despenalización.

saludos...

CORONEL PROPSPERO ALMONDIGA BATISTA dijo...

AMEN... Y SI LE PEGAS UN SARTENAZO, ES UA FESTA...

CORONEL PROPSPERO ALMONDIGA BATISTA dijo...

ILEGAL MIS HUEVOS, PLANTE, FUME, COMPRE, VENDA, DESDE CUANDO LA LEGALIDAD NOS PREOCUPA TAMTO, O ACASO ME VAN A METER EN LA CERCEL POR TENER UNA PLANTITA

lagondolera dijo...

ya probaste tu propia cosecha? contanos! o sino mandame y te hago la críticaaaa!!!!

Nico Cassinelli dijo...

Y qué sería del sistema financiero mundial sin el narcotráfico!! Vamos, Gastón, a no ser tan desagradecido... ;-)