viernes, 7 de noviembre de 2008

Debilidades



el otro día iba caminando por la plaza cerca de casa
y pensaba, mientras veía q me había quedado sin puchos, lo injusta q es la vida:
cómo puede ser que los puchos desaparezcan cuando uno más los necesita???
lo peor en estos casos, o lo más común, es que sea una hora inconveniente
en mi barrio (vivo a 30 cuadras del centro) los quioscos abiertos tan tarde no abundan
tan tarde = 2 de la matina, tampoco taan tarde
q hacer en esos casos? siempre pienso q un tipo como yo puede controlar ese tipo de cosas
no fumo y punto.
punto las pelotas. Quiero un pucho YA
caminar hasta la estación de servicio por un vicio tan estúpido q consiste en hacer ingresar a los pulmones sustancias tóxicas para luego exhalarlo? ni siquiera queda dentro de uno más de 3"
con la comida es distinto, un gusto por morfi sería más entendible, un sanguchito de ananá, por ejemplo, es irresistible
en fin, seguí caminando, convencido de lo atinado de mi pensamiento abstinente
ahi me acordé de una viñeta de Mafalda:
resulta q Felipe pasa caminando y ve una lata, está apunto de patearla y piensa: "¡El grandulón pateando latitas!"
sigue caminando
próximo cuadro: CLAANKKKKK!!!!!!
la pateó nomás, y se dice: Qué desastre! hasta mis debilidades son más fuertes que yo!
La hago corta: caminé casi 10 cuadras, desviando mi pronto regreso a casa, por comprar puchos. Lo peor, no tenían philip morris, así que volví a casa y me fumé un viceroy. A pesar de lo fuleros que son, no saben cuánto lo disfruté
cuando lo apagué, me dije: La pucha, hasta mis debilidades son más fuertes que yo...

4 comentarios:

Fíjese Usted dijo...

Será porque el cigarrillo pasó de la automatización al disfrute deliberado y consciente. Cuando en ese momento uno se convierte en ser-fumando y la acción es digamos como los orientales, el momento absoluto. Será como encontrarse de repente con un cigarro en la boca después de tiempo sin registrarlo y pensar caramba, un cigarrillo listo para ser fumado y disfrutado. Arriesgaría a aseverar que perdiste noción de cuántas cuadras y cuánto tiempo caminaste a partir del primer cigarro fumado presentemente.

Pilarcita dijo...

Antes, cuando usaba los jeans doblados hacia afuera solían caerse cosas adentro del doblez. Me acuerdo que una noche de esas de "necesito un pucho ya!", encontré uno ahí. Se cayó a la tarde y se quedó ahí esperando, un groso.

vini vidi bici es genial. vini de vino, no?

Justina dijo...

jaja !! de esas milloes y seguira pasando saludos

Justina dijo...

jajaja ! tal cual