miércoles, 19 de noviembre de 2008

Hoy La Plata esotérica cumple 126 años

Ante la confusión causada por recientes publicaciones, los misterios de la "ciudad de las diagonales", después de más de un siglo de hermetismo en sus círculos iniciáticos, se develan La Plata esotérica: la revelación final de los masones. Construida con fundamentos de masonería, la capital de la provincia de Buenos Aires posee símbolos e historias que han generado la polémica: ¿ciudad providencial o maldita? ¿mística o diabólica? Ante quienes están divulgando una visión negativista, masones platenses lanzan una contraofensiva reivindicatoria de la cuestionada obra urbanística y arquitectónica de sus predecesores.
"Tú naciste porque te necesitaba la historia. Comisiones de sabios anduvieron en tu busca. Y te hallaron aquí, entre la Ensenada de Barragán y las Lomas de Tolosa, poseedora de los signos inconfundibles. Tu recinto fue elegido entre cien. Luego fuiste trazada toda entera como por obra de magos (...). El alma de La Plata existía mucho antes que la ciudad; y pareció, según todos los signos, como una hija de los cielos. (...) Además quisiste condecorarte de estrellas como una moza se cubre el pecho de medallones. Y fueron como estrellas tus plazas. Princesa: como dos veces los signos del zodíaco, tantos son tus medallones. (...) Naturalmente, se eligió para bendecirte un domingo: un día del Señor y una fiesta de todos. Era un 19: el 19 de noviembre de 1882. Pitágoras hubiera aprobado esta fecha".
Arturo Capdevila

Una estatua en la Plaza Moreno, con los dedos
presuntamente haciendo "cuernos" a la Catedral

3 comentarios:

Andreievna dijo...

bueno y entonces? hay pasadizos secretos que unen la plaza moreno con la gobernación? Brindan en extraños rituales subterráneos los poderes que conspiran contra los pueblos?

Carozo, el más groso dijo...

yo una vez estuve en la plata después de cenar y sentí hambre… ¿no es misterioso?

Gastón dijo...

Los misterios de La Plata distan de ser como los grandes enigmas del universo. Acá somos más modestos. Por ejemplo, se comenta que un célebre panchero, hoy extinto, de nombre Ismael, no se higienizaba antes de servir los panchos, incluso sabíamos que utilizaba los canteros de plaza moreno como baños públicos, pero nunca pudimos corroborar su política sanitaria. Otro: "el chino", un famosísimo vendedor de helados (cuyo sonido de trompetín que acompañaba su andar cansino en una bicicleta-heladería al grito de "helaooo, helaoo" era inconfundible)se dice que no tiene edad. Doy fé que aún hoy lo veo pasar, ajeno al tiempo, igual que cuando yo tenía 7 años, y eso es un tiempito, eh...
Y que en La Plata hay hambre persistente no es noticia ni misterio alguno, Carozo.