miércoles, 26 de noviembre de 2008

Para Fontanarrosa

"A mí no me va eso del nirvana o los jardines con minas tocando la flauta. A los dos días ya te querés cortar las pelotas. Al Cielo le pondría canchitas y un par de bares, porque en el bar estás en tu casa y a la vez estás balconeando la calle".
R. F.
Hoy el Negro cumple 64 años

10 comentarios:

lagondolera dijo...

Qué rápido se fue, no?

pilarcita dijo...

19 de julio de 2007.

Que rápido pasó.

Saludos

Bruno dijo...

Qué tipo maravilloso el negro... Lloré con el dibujo de Daniel Paz cuando lo vi en el pasaje Dardo Rocha.

http://www.pagina12.com.ar/fotos/20070720/titulares/na01fo01.jpg

Lo lindo del negro es que no es una falta de respeto denunciar que en el juego de ahorcado que pusiste al costado diferencia las vocales acentuadas de las no acentuadas.

Andreievna dijo...

no hay pensadores ni humoristas posibles sin bares.
sobre el fúbol nada puedo decir, soy analfabeta en el tema

cronopio antihéroe dijo...

Coincido profundamente con Andreievna, sin bares el mundo se muere.


saludos...

31 dijo...

TE manda muchos saludos ALEX.


Con uno mas, son mas pecho frío que los triperos.


Vamos Inter!

Marulinguis dijo...

no se mucho sobre el negro, si te puedo decir que es un grande de rosario y de toda la argentina!

Nico Cassinelli dijo...

Sólo se puede decir una cosa....:

"Que lo parió"


Saludos Gastón!

S. dijo...

Yo también quisiera que en el cielo hubiera bares. Sin necesidad de argumentar dicha preferencia, en realidad. Oh.

Me alegra que te hayas perdido hasta mi espacio, que anda algo abandonado por el momento. En realidad lo que voy subiendo ahora son las reseñas que he ido redactando en otro blog (un fotolog) a modo de respaldo de archivos. Y con el necesario anexo de galerías. Así que lo que se va viendo por el momento es algo viejo, creo que apenas vamos por febrero.

Creo que yo tengo distintos modos de enfrentarme a una película, y eso depende mucho. Están las películas que quiero ver irracionalmente, de las que no sé nada y las que todo cuanto descubro resulta una verdadera revelación. Las películas que espero con ansias y que generalmente trato con dureza, en contraposición a las expectativas generadas. Las películas que quisiera no ver, que me niego, y que usualmente terminan por confirmar dicha posición o por tener hasta un cierto toque de benevolencia en la crítica.

Me encanta el cine por la misma razón por la que me encanta la literatura: porque me gusta revivirme en las historias, seguirlas, ver cómo se transforman hasta ser un concepto por completo único por más que haya sido repetido hasta el cansancio. También me gusta pensar que me enfrento a cada película como a un universo nuevo, aunque estoy consciente de que seguro es una opinión muy subjetiva respecto a mí misma :P


Nos estamos escribiendo.
Un abrazo.

Blonda dijo...

Te linkeo, con esto del Negro te ganaste el lugar ;)

besos.